Slide # 9
 

el caribe cuenta

Nuestro cuentoA propósito de la narración oral

VERSIONES ANTERIORES

98 99 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014

Reseña Histórica

En 1998, en una casona frente a la Iglesia El Carmen, antigua sede de LUNETA 50, se inauguró la primera versión de “el caribe cuenta”. Participaron 3 cuenteros regionales y dos nacionales, uno de ellos era Iván Torres, de Bogotá, quien en compañía de Juan Carlos Strada, presentó “Las palabras andantes”. Lleno total en la sala, un galpón cerrado en el cual todos sudaban a chorros. La cerveza costaba mil pesos. La entrada 5 mil. La imagen del festival la desarrolló Daniel Angulo.

En 1999, nos pasamos a una casa art deco del Barrio Bellavista, montamos unos palcos de carnaval en el patio y así, a cielo abierto, la 2ª. edición de “el caribe cuenta” se llevó a cabo con la participación de 10 narradores regionales, 2 nacionales y 2 internacionales. La entrada siguió costando los mismo 5 mil pesos y la cerveza los mismos mil pesos. Magola Moreno trabajó la imagen del festival con una fotografía de Nereo.

En el 2000 “el caribe cuenta” pasó de ser un festival regional y tomó un carácter internacional. Asumiendo todos los riesgos, decidimos crecer y de esta manera sabíamos que se multiplicaban las angustias, pero también las risas. La boleta costó entonces 6 mil pesos y la cerveza 1.300. El cuentero Primo Rojas bautizó a John Williams como “príncipe de galapa”, para gloria de ese municipio. El pintor Eduardo Celis fue el autor en esa oportunidad de la imagen del festival.

En el 2001 fueron protagonista de “el caribe cuenta” 6 cuenteros internacionales, 4 nacionales y 8 narradores regionales y locales. La boleta costó 7 mil pesos y la cerveza 1.500. El artista plástico Nito Cecilio creó la imagen.

En el 2002 “el caribe cuenta” se consolida definitivamente. La programación incluye, además de las presentaciones habituales en nuestra sede, funciones al aire libre en parques y plazas de Barranquilla, así como en distintos escenarios de Cartagena, Santa Marta, San Andrés Islas, 16 municipio del Atlántico y 8 municipios de La Guajira. Participaron 5 narradores internacionales, 5 nacionales y 8 regionales y locales. La imagen promocional de este año fue una fotografía tomada por Aníbal Tobón a una silla solitaria de cara al mar.

Después de febrero de 2003 –fecha en la que se produjo el cierre de la sala de la Fundación LUNETA 50– el único proyecto que nos permitió “echar pa´lante” y seguir creyendo en nuestras posibilidades como artistas y generadores de propuestas culturales a la sociedad, fue el 6º. Festival Internacional de Cuenteros. Un cuadro de Oswaldo Cantillo sirvió de imagen promocional a “el caribe cuenta” ese año, crucial para los “lunetos”: unos pies calzados con abarcas entran al mar.

El cierre de la sala, que durante seis años había formado parte del Programa de Salas Concertadas del Ministerio de Cultura, y que contra viento y marea había sostenido en Barranquilla una programación permanente que permitió proyectar el trabajo de artistas locales, regionales y nacionales y que puso en marcha interesantes proyectos como “Lecturas vitales”, “San Pacho y San Pachito suenan bien”, las Muestras de Vídeo documental del Ministerio de Cultura, los “Salones rockeros” y la programación mensual de teatro y títeres, fue en verdad motivo de profunda tristeza para los “lunetos”.

Sin embargo, la fe absoluta que tenemos en las posibilidades de las artes para generar espacios de convivencia en este país, así como la necesidad de no ceder ante las adversidades y continuar creyendo en los sueños, llevo a los miembros de la Fundación LUNETA 50 a insistir –pese a las circunstancias adversas y a la decepción en general que sentíamos– en la continuidad del proyecto “Fomento y promoción de la Narración Oral Escénica de la Gran Cuenca del Caribe en la región Caribe colombiana: Festival Internacional de Cuenteros: “el caribe cuenta”.

Fue así como se inició en marzo de 2003 el diseño y la organización de la sexta edición del festival. El evento se desarrolló del 14 al 23 de agosto de 2003 y tuvo como escenario el Teatro Municipal Amira de la Rosa. “Gran paso”, nos dijeron algunos amigos; “extrañamos la brisa y el cielo abierto”, dijeron otros.

Desde entonces “el caribe cuenta” va con viento a favor, multiplicando sus seguidores, proyectando la presencia de los narradores en distintas ciudades del Caribe colombiano. El sueño existe y lo han hecho posible el respaldo de instituciones, empresas, así como prestigiosos colegios y universidades de Barranquilla y la región. Igualmente, el festival ha contado con el apoyo permanente del Ministerio de Cultura y la Secretaría de Cultura y Patrimonio de la Gobernación del Atlántico, y en los últimos tres años con la vinculación del IDCT.

Y ahí vamos: 12 años de trabajo ininterrumpido, desplegando “palabras y cuentos como pájaros amorosos” e invitando a grandes y chicos, a hombres y mujeres, a este espacio de encuentro que es “el caribe cuenta”.