Menú Cerrar

GANADORAS DEL ii CONCURSO NACIONAL DE CUENTEROS UNIVERSITARIOS 2020

El FESTIVAL INTERNACIONAL DE CUENTEROS: “EL CARIBE CUENTA”, que este año se desarrollará de manera virtual entre julio y agosto de 2020, tiene ya una nueva «cosecha» de jóvenes narradores y narradoras nacionales. El pasado 20 de junio, un jurado internacional seleccionó como ganadoras del II CONCURSO NACIONAL DE CUENTEROS UNIVERSITARIOS 2020 a tres talentosas estudiantes. Son ellas:

MARÍA PAULA RUBIANO

Ella es estudiante de Física pura en la Universidad de Antioquia, y su interés por el arte de la narración oral escénica se afianzó gracias a los cursos extracurriculares de cuentería que ha tomado en la U. En su corta trayectoria como narradora oral ha trabajado para la Fundación Sonrisa de Ángeles – Clown Terapéutico y el preescolar del Colegio Ciudad de Bogotá. Su mayor anhelo es «…contar historias, para mí, para otros, para no callar, para hacer memoria en un país que vive arraigado al olvido».

LAURA VALDERRAMA

Estudiante de Licenciatura en Educación Artística en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (Bogotá). Laura se vinculó al arte de la narración oral escénica desde el año 2015, es cofundadora de la Corporación «La Parla Narración Oral», es fundadora del festival de narración oral femenina «Historias de ligueros» y tiene un espacio online, #EncuentosAlaMochila, que convoca a la nueva generación de narradores y narradoras para compartir experiencias y mostrar sus talentos.  

JANIS ANDREA PÉREZ HERRERA

Hace parte de «La butaca azul», semillero de narración oral de la Universidad Mariana (Pasto), donde adelanta estudios de Psicología. En 2019 obtuvo el segundo lugar en el Concurso Universitario de Narración Oral de la Universidad Mariana. Su propuesta artística se encuentra vinculada con su formación como terapeuta familiar sistémica en Buenos Aires (Argentina) y con sus estudios en psicología; ella busca que las historias narradas con la palabra y el cuerpo se traduzcan en herramientas que permitan al público conectarse con sus heridas para luego ser transformadas en recursos y así co-construir bienestar y plenitud.